martes, 19 de marzo de 2013

Río; cidade maravilhosa

Pan de Azucar
Claro, era de esperar el mote de la ciudad.
Próxima a recibir la Copa del Mundo FIFA 2014 y los JJOO en 2016, todo Brasil se prepara para estar de punta en blanco para los acontecimientos que lo tendran en los ojos del mundo.

Aterrizamos en Rio de Janeiro a la 1AM y ya sentíamos el calor que rondaba los 30°C.
Cabe destacar que lamentablemente no hay transporte regular entre el aeropuerto de RIO y la ciudad por lo que tiene que movilizarse con taxis entre las 11PM y 5AM. Mala suerte para mí.



A pesar de el calor, al que ya deben estar acostumbrados los locales, la personalidad carioca tiende a ser gente abierta, muy amable y con ganas de ayudar. Siempre que uno tuvo que movilizarse por Rio de Janeiro, todo el mundo se ponía a disposición cuando parecía perdido en el transporte público que tiene innumerables líneas de bus que cubren los recorridos urbanos e interurbanos.
Hablando del calor, es dificil que consigan que la ropa se seque: ya cuando se humedeció, olvídense, es una guerra perdida. Saquen una nueva y a empezar de nuevo!

Copacabana desde lo alto 
Corcovado y Cristo al atardecer

La seguridad yo creo que está subestimada. Encontramos a Río como una ciudad bastante segura.
Hay que tener los cuidados mínimos como siempre en destinaciones turísticas y también saber escuchar a los locales que advierten de no ir a la playa de noche y no atravesar a pié los tuneles que atraviesan los morros. Si hay mayor presencia de personal de seguridad en ciertas áreas que albergan gran movimiento turístico pero todo se desarrolla con normalidad a la hora de visitas.


Rabas en un bodegón
En cuanto a precios, hay una regla simple que creo que aplica a todas las destinaciones de playa.
Todo lo que consumas en la calle de la costanera estará sobrevaluado por el sólo hecho de tener vista al mar. Aunque si nos vamos una calle alejándonos de la misma encontraremos restaurantes con buffet por kilo y otras opciones más económicas y de buena calidad para cuidar un poco el bolsillo.


Los alojamientos sí los encontré un poco caros en relación a Argentina, ya que el hostel que elegí El Misti Copacabana me cobraba unos 50R$ la noche en una habitación para 18 personas. De todos modos, el personal es muy amable, el desayuno abundante, las camas cómodas y con espacios comunes muy amplios tanto como la cocina y el patio.


Tuve oportunidad de ver el lobby del Hotel Arena Copacabana donde mis amigos se quedaron. El mismo está ubicado sobre la costanera y una habitación económica arrancaba en 700R$ hasta los 1200R$.  
¿Por qué esas caras? Incluye el desayuno!.



Así de amplios son los buses urbanos
El transporte público costaba 2,75 R$ cada viaje y también existián Vans alternativas para viajar más cómodos y con menos gente que el bus (que tiene capacidad para una gran cantidad de personas sentadas).
Nunca supe si son legales o no estas vans, pero nosotros lo utilizamos.
A las atracciones centrales como son el Cristo Redentor, y el Pan de Azúcar se puede llegar tranquilamente en buses urbanos, cuya tarifa plana es 2,75 R$.

Eso sí, estas atracciones quedan en la parte más alta de los morros Corcovado y Pan de Azúcar respectivamente, por lo que hay que transportarse hasta allí en bondinho (teleférico).
Pero de eso hablaremos más tarde.


Hablando de la gente local y sus ganas de ayudar; estaba regresando en Van hacia donde me alojaba en Copacabana y una señora mayor me recomendó que visite la Feria de Ipanema que justo funcionaba ese día. Una visita muy linda, siendo èste un lugar lleno de artistas bohemios y locales que venden sus artesanías. Allí compre una figura del Cristo Redentor para mi mamá.
Esta feria es considerada una de las mejores zonas para hacer compras. Funciona solo los domingos.
Feria Ipanema 

Mucha gente que visita la feria













Otra consideración, es la vida atlética que tiene Río. La costanera está equipada con elementos para ejercitarse, como barras, pasamanos entre otras.También se encuentran sobre la arena de la playa cientos y cientos de canchas de fútbol y vóley de libre uso, por lo cual, si llevan su pelota, pueden disfrutar de un partido en las arenas de Río.Sobre la costanera también, existen bicisendas y la gente sale a correr todas las mañanas.
Con razón son tan buenos en los deportes.

Y en estas canchas los argentinos del hostel hicieron historia y le ganaron a los brasileros en Voley de Playa.


El equipo
Los argentinos en acción 















Lapa de noche
Para la juventud que sale por las noches, el lugar recomendado son los Arcos de Lapa, un lugar por donde transita normalmente el bondinho, aunque no es el más seguro de los sitios de Rio de Janeiro, por eso encontrarán una alta presencia de policía local que busca reducir a algún oportunista para que la noche en este lugar sea inolvidable.




A los amantes del trekking, también está la opción de subir a los morros a pié como a Piedra Bonita, al Dos Hermanos y al Morro de Leme donde está el Fuerte de Leme. (Vamos a escribir sobre esto!)
Desde lo alto se pueden obtener unas hermosas vistas panorámicas y desde Piedra Bonita se puede hacer Ala Delta sobre Rio de Janeiro en un vuelo de 10 minutos.  Para pensar!

Pan de Azucar en el fondo. Vista desde Leme.


Recomendamos visitar el barrio de Santa Teresa, uno de los más antiguos de la ciudad, donde se aloja la bohemia de Rio de Janeiro, las casas más caras de la ciudad pueden esconderse tras humildes fachadas y uno no podría notarlo al pasar si un local no le indica.
Desde Santa Teresa se tienen vistas panorámicas de las Favelas pacificadas de Escondidinho.
Es impresionante ver como se construye sobre el morro y la gente vive allí en condiciones muy precarias.
La favela ya se convirtió en una postal del Río de Janeiro.

Santa Teresa 

Favela del Morro Escondidinho











Así como pasamos de la opulencia de la costa a la precariedad de la favela es la dinámica de Rio de Janeiro, una ciudad que crece, que se mueve y que se proyecta, para ser el centro de atención de los próximos años.
Con una posición privilegiada en América del Sur, buscará tomar fuerza y mejorar la imagen de toda la región.

Rio y al fondo El Cristo Rendentor.
Estos son los rasgos más significativos que rescatamos de nuestra estadía en Río. La playa, el calor, la historia, los morros y la identidad carioca resaltadas en una conjunción sin igual en esta ciudad.
Más adelante vamos a hablar del Cristo Redentor, del Pan de Azúcar y del Fuerte de Leme.

Aun hay más, mucho más, y hay lugar claro... En Una Mochila.




Una canción típica de Copacabana



4 comentarios:

  1. Genial el relato de Río !!
    Estaré muy pendiente de los siguientes posts.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te haya gustado! quedate cerca porque queda mucho más por compartir!! Saludos y estamos en contacto!

      Eliminar
  2. Juan es increíble el post tan bueno de Rio de Janeiro que has hecho!! me ha encantado! nosotros estuvimos allí hace unos añitos y no vimos ni la mitad que tu, también es verdad que íbamos con un poco de mas miedo. Oye y que bien que la equipacion argentina ganara a la brasileña en voley! Te ha faltado contar esas caipiriñas nocturnas que buen seguro te bebiste.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola familia! qué tal! Gracias por tus comentarios, me alegro que te guste!
    Las historias que se escuchan sobre la seguridad quizás amedrentan a uno pero ahora que se vienen estos acontecimientos, Rio está mucho más segura hoy.
    Sobre las Caipirinhas y otras cosillas de Brasil estoy preparando algo especial!

    Abrazo para los 3!!

    ResponderEliminar